domingo, agosto 21, 2005

Ecologistas en Acción quiere llevar el desastre del río Guadiaro a la UE

Ecologistas en Acción estudia denunciar ante el Tribunal Europeo de Justicia el caso de la muerte de varios miles de peces en el río Guadiaro a finales del mes pasado, en el término municipal de Casares, debido a las extracciones sin control de los regantes, según informó el biólogo y miembro de esta organización ecologista Cristóbal García.

"No se están teniendo en cuenta los valores de conservación del río, que dispone de una protección a nivel de la Unión Europea, debido a la fauna que alberga", señaló críticamente García.

Además, García declaró que en el Plan Hidrológico Nacional existen unos estudios que obligan a mantener unos niveles medioambientales, que han de ser respetados y que, sin embargo, en este caso, no se han tenido en cuenta para ningún tipo de extracción.

Los motivos de la muerte de peces, según el integrante de Ecologistas en Acción, son las extracciones de agua con motores muy grandes que realizan los agricultores y que provocan la aniquilación de especies resistentes como las anguilas y de otras más raras como el mejillón de río, que sólo aparece en ciertas partes del mismo.

La organización también achacó la mortandad masiva de peces producida a finales del pasado julio en la zona baja del Guadiaro, en el término de San Roque a las extracciones que se hacen para abastecer a Sotogrande y a la Costa del Sol.

En opinión de García, la responsabilidad de la muerte de estos peces la tienen los ayuntamientos costasoleños y el resto de administraciones, ya que se debería haber hecho un estudio hidrológico antes de extraer el agua y entonces, con una base técnico-científica, decidir qué hacer con el río.

La catástrofe medioambiental que sufrió el río Guadiaro ocurrió el pasado 28 de julio cuando aparecieron 6.000 peces muertos en dicho río, aunque en la actualidad la cifra se eleva a los 20.000 peces y también está dañada la almeja autóctona. En aquel momento el concejal de Medio Ambiente de San roque, Miguel Ñúnez, criticó el hecho de que ningún cargo de la Junta de Andalucía o de la Agencia Andaluza del Agua se acercara hasta la zona y declaró a este diario que la situación era un grave atentado contra el medio ambiente que se podía deber a tres causas principalmente, una de ellas es la que denuncia el grupo Ecologistas en Acción. En esta ocasión también se mostró pesimista el teniente de alcalde para la zona de Guadiaro, Juan José Guillén, quien alertó del posible suceso varias semanas antes de que ocurriera.