jueves, agosto 25, 2005

Inventario de pozos ilegales

La asociación ecologista Verdemar no está dispuesta a que siga creciendo el desastre en el río Guadiaro, que contabiliza ya más de 20.000 peces muertos. El miembro del colectivo Felipe Muñoz exigió ayer a la Agencia Andaluza del Agua –dependiente de la Junta de Andalucía– un inventario sobre los pozos ilegales que están extrayendo agua en la cuenca del Guadiaro.

Verdemar acusa a la Junta de Andalucía de dejación de funciones, debido a lo que la asociación considera una nula gestión desde que se empezó a fraguar la tragedia ecológica. Los ecologistas de la comarca han pedido, por ello, una reunión con la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona; mientras que sus compañeros en Casares están dispuestos a llevar la mortandad de peces hasta el Tribunal Europeo de Justicia. Verdemar defiende que esto se debe a las extracciones sin control que se están realizando, lamentando que parte del agua vaya a parar al riego de campos de golf.

Muñoz exigió a la Agencia Andaluza del Agua información acerca del uso de pesticidas y fertilizantes, que pueden estar dañando al acuífero del Guadiaro.

El ecologista censuró también el apoyo de la clase política al negocio financiero que conlleva la construcción de campos de golf; más aún, dijo, cuando la Junta con la complicidad de la Mancomunidad de Municipios está planeando trasvasar agua a la Costa del Sol.

Muñoz no se achicó ante la amenazada de denuncia lanzada por la Mancomunidad, ya que dijo que así "se podrán aclarar muchos aspectos sobre la política del agua que se está realizando en el Campo de Gibraltar".