lunes, agosto 08, 2005

La bajada de caudal en el Río Guadiaro provoca la muerte de centenares de peces

La reducción natural del caudal del río Guadiaro en época de estío, unido a las 'extracciones sin control' de los regantes han sido la causa de la muerte de entre medio centenar y un millar de peces en el término municipal de Casares. Así lo ha manifestado la concejala de Medio Ambiente del Ayuntamiento casareño, Rosario Loring y el biólogo y miembro de Ecologistas en Acción Sierra Bermeja, Cristóbal García.



Este hecho se produjo la pasada semana en una poza del río ubicada en la zona de El Secadero (núcleo urbano de Casares, limítrofe con Cádiz). 'Era un problema de salud, porque los peces se estaban pudriendo y esto era un nido de moscas, así que tuvimos, desde el Ayuntamiento, que recogerlos con una máquina y enterrarlos para que no causaran problemas higiénicos-sanitarios. Estamos muy preocupados por lo que pasa en el río', ha manifestado Loring. La edil explicó que los efectos naturales de la sequía provoca una reducción en el caudal, lo que se une a los vertidos residuales urbanos al río y a las extracciones 'demasiado generosas' de las comunidades de regantes.

Inundan los campos

'Los regantes están inundando los campos cuando riegan. Si la Agencia Andaluza del Agua no se la diera tan alegremente hubieran invertido en riego por goteo', explicó la edil, quien también aseguró que camiones cuba acuden sin control a las pozas del río para extraer agua para obras o riegos.

Por su parte, Cristóbal García ha manifestado que el río Guadiaro es de los de más caudal de la Cuenca Mediterránea, 'lo que hace ver la gravedad del problema'. Este representante de Ecologistas en Acción teme que la mortandad de peces se pueda repetir río arriba, en la zona donde se unen el Genal y el Guadiaro, donde también los regantes extraen 'grandes cantidades de agua con un motor de presas construidas por ellos mismos', ha dicho.

Hay que recordar que a finales del pasado julio en la zona baja del Guadiaro, en el término de San Roque (Cádiz), se produjo la muerte de 10.000 peces por la bajada del caudal. Ecologistas en Acción lo achaca a las extracciones que se hacen para abastecer a Sotogrande y a la Costa del Sol.