domingo, agosto 21, 2005

Verdemar llama a la movilización contra el plan para trasvasar agua

La asociación ecologista Verdemar ha hecho un llamamiento a la movilización de los ciudadanos y políticos de la comarca para frenar los planes de la Agencia Andaluza del Agua y la Mancomunidad de Municipios de trasvasar agua a la Costa del Sol "para el riego de campos de golf" y "la especulación urbanística".

La asociación ecologista denunció que el ente mancomunado, "con la complicidad" de la agencia de la Junta de Andalucía, venderá a la Costa del Sol cientos de hectómetros cúbicos de agua "destinados principalmente al riego de los campos de golf, aunque lo quieran disfrazar de un gesto solidario hacia la población" de esta zona de Málaga.

Según Verdemar, la Mancomunidad y la Agencia Andaluza del Agua están negociando trasvasar 50 hectómetros cúbicos de agua al año del río Guadiaro y 84 del acuífero del Pinar del Rey, en San Roque; así como la creación de presas en el río Hozgarganta y el río Genal, en el parque natural de Los Alcornocales y en la zona malagueña.

"Estas administraciones están trabajando para abastecer a corto o medio plazo a una población de más de un millón personas residentes en las nuevas construcciones urbanísticas de golf en toda la Costa del Sol y el Campo de Gibraltar (San Roque y Jimena).

Los ecologistas tachan de "inconcebible" que la Junta de Andalucía paralice planes urbanísticos de la Costa del Sol por sus continuas infracciones y agresiones al medio ambiente y que la Mancomunidad de Municipios del Campo de Gibraltar, junto con la Agencia Andaluza del Agua, proyecte sobreexplotar los acuíferos del río Guadiaro y del Pinar del Rey; así como trasvasar estas aguas a los pantanos de Charco Redondo (Los Barrios), Guadarranque (Castellar) subiendo su capacidad y las nuevas construcciones de los pantanos del río Genal y Hozgarganta para posteriormente vendarla para las nuevas urbanizaciones sin control de la Costa del Sol, Jimena y San Roque.

Verdemar también critica que se pretenda ampliar la capacidad de almacenamiento de aguas en el pantano del Guadarranque y proyectar dos nuevos en los ríos Genal y Hozgarganta, afluentes del río Guadiaro.

"Esto va a suponer la destrucción del arroyo Alhaja (Pinar del Rey, San Roque), sepultar más de un millón de árboles en el parque natural de Los Alcornocales y en el valle del Genal con la regulación de los dos ríos", dijeron los ecologistas, que temen también "la muerte del río Guadiaro y la pérdida de las playas de la zona de Sotogrande, como consecuencia del bajo aporte de áridos tras la regulación de los ríos Genal y Hozgarganta".